Primera Compañía de Bomberos de Concepción

 

 

Desde 1883 - 2018

 

 

 

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

 

  OFICIAL DE GUARDIA

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

 

  CUMPLEAÑOS AGOSTO

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

  CENTRAL CBC

 

  HISTORIA | Primera Compañía de Bomberos de Concepción

 

 

 

 

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

 

 

 

  Historia Bomberos de Chile

 

  Acta de Fundación

 

  Segunda Reunion

 

  Tercera Acta de Fundación

 

  Primera Bomba a Vapor

 

  Comision al Sr. Blackburn

 

  Primera Oficialidad

 

  Adquisicion Auto Gallo

 

 

 

 

A través de su lectura podemos darnos cuenta cabal que todo es posible conseguir en la vida de los pueblos y de las instituciones, cuando los hombres se proponen y se hallan animados de nobles principios, como lo estaba, sin lugar a dudas, don Jorge Blackburn, que proponiéndose una meta pudo lograrla al fin, fundar la Compañía, sin antes haber tenido que desarrollar una intensa labor. Esta acta de fundación de la Primera Compañía de Bomberos, que se transcribe como un documento histórico de la institución, está escrita de puño y letra del iniciador y propiciador de la idea, fundador Sr. Jorge Blackburn.

La Primera Compañía, en cada solemne sesión de aniversario, comienza dando lectura completa a estas actas. De ellas podemos concluir que no fue fácil su gestación, pero que en el Concepción de fines del siglo XIX existía una pléyade de jóvenes pertenecientes a las diferentes colonias residentes que estaban dispuestos a defender las propiedades y las vidas contra el fuego, en forma espontánea y voluntaria, cuya nómina conoceremos más adelante. Fueron nuestros fundadores y de los cuales ya ninguno existe; sólo nos queda de ellos sus hermosas virtudes y bellas lecciones, que legaron como una enseña para el engrandecimiento y la prosperidad de la institución que, el 13 de abril de 2007, cumple sus 124 años de fecunda existencia.

He aquí el acta de su primera sesión celebrada con fecha 8 de abril de 1883.

ABRIL 8 DE 1883

Reunidos en el local designado por el aviso que se publicó en los diarios de esta ciudad, veintisiete suscriptores, tomó la palabra el Sr. Jorge G. Blackburn y expuso lo siguiente: “A mediados del año 1881, convencido como todos de la falta de elementos para combatir un incendio cualquiera en esta población, tuve el honor de apersonarme al Sr. Intendente de la Provincia y conferenciar con él acerca de la formación de un Cuerpo de Bomberos en esta ciudad.

El Sr. Intendente en esa época, don Carlos Castellón, tomó el asunto con interés y me comisionó para pasarle un informe sobre la mejor manera de formar esa benéfica institución. Con fecha 16 de agosto de ese año, 1881, entregué en sus manos el informe que él me pidiera y que fue trabajado por mí, contando con la experiencia práctica de muchos años de servicio en la Primera Compañía de Bomberos de Valparaíso y que con el auxilio de varios amigos de esa misma Compañía y de otras en Valparaíso, con quienes me puse en correspondencia.

Poco después de elevar a manos del Sr. Intendente el informe aludido, fue el Sr. Castellón llamado a desempeñar la cartera de Ministro de Guerra y Marina. Por un corto tiempo me vi falto de apoyo de la primera autoridad para llevar a cabo la empresa que me proponía, más la venida del Sr. Sánchez Fontecilla a la Intendencia, con quien ya se había visto el Sr. Castellón, sobre esta institución y quien venía dispuesto a apoyarme en ese trabajo, me dio ánimo para seguir adelante en la empresa, pero mis muchas ocupaciones no me daban tiempo para atender debidamente el dificultoso trabajo de recoger suscripciones para la compra de la Bomba y sus útiles, ni hallé quien me ayudara en tan laboriosa empresa con la necesaria energía y que pudiese disponer del tiempo necesario para ello; así que, después de conseguir unas cuatro o seis firmas y que la Ilustre Municipalidad cediese dos mil pesos para la construcción de ocho pozos en la ciudad, acuerdo pedido por el Sr. Intendente don Mariano Sánchez Fontecilla en la sesión del 11 de noviembre de 1881, tuve, con gran sentimiento de mi parte, que desistir de mi propósito por el momento y aguardar una ocasión más oportuna o encontrar alguien que me secundase con entusiasmo en la empresa.

El pequeño amago de incendio en una sección de la Maestranza del Ferrocarril en el mes de marzo último me dio ocasión para tratar otra vez de llevar a cabo la empresa y tuve la suerte de encontrar en el Sr. Lorenzo Berg, un entusiasta y enérgico colaborador, pues ofreciéndose él para secundarme en mi propósito, pusimos manos a la obra y ahora tengo la satisfacción de poder anunciar que se han recogido las firmas hasta ahora de 136 suscriptores, 134 por una suma de $6.547,00 y 2 cuyas suscripciones no están aún determinadas. De esta suma hemos cobrado $5.057,00 que están depositados en el Banco de Concepción donde he abierto una cuenta corriente de depósito a nombre de la Compañía de Bomberos, bajo mi representación interina queda ésta formada convenientemente.

Falta pues cobrar la suma de $1 .490,00 ya suscritos y ver a otras personas que no dudo ayudarán en esta benéfica institución para poder completar la orden por la Bomba Gallo, mangueras y demás útiles y, contando con que la suscripción alcance para ello, por de pronto he hecho un borrador de lo que necesitamos para tener la Bomba completa y útiles y mangueras de repuesto que hace subir su costo, puesto a bordo en Liverpool a $830,00 que al cambio de 35 por peso son $5.691 43 y a 170,00 que el cambio de 35 por peso son $1 .165,71, el valor de lo que se pediría para el uniforme de los voluntarios, valor que sería repuesto por ellos al pedir cada uno lo necesario para su uniforme, y a esta suma de $6.857,14 habría que agregar para flete y gastos $242,86, así que lo que se necesita por ahora son $7.10O,00 si, lo que no espero, no se alcanzase a reunir con la prontitud que deseo, esta suma habría que minorar alguno de los ítems, por ejemplo mangueras, tengo en lista para pedir 3.000 pies y para principiar con 2.500 ó 2.000 pies habría suficiente.

Otra provisión también tenemos que hacer y es para el uniforme de los 20 ó 30 auxiliares que debemos tener, pero como esto no es de tanto apuro será cosa que se pueda pensar bien con tiempo. En punto pues todo ya para mandar la orden por lo mencionado a Inglaterra, fábrica de los Sres. Merryweathere hijos, quienes han administrado casi todas las Bombas a vapor que existen actualmente en Valparaíso, Santiago y otras ciudades de Chile y en el Perú. He creído conveniente citar a los Sres. suscriptores a esta reunión para tratar sobre la formación de la Primera Compañía de Bomberos de Concepción.

Opino que para esto se nombre una comisión de cinco o seis personas entendidas o por lo menos que tengan interés en esta institución, con el fin de que, primero, acepten o rechacen como más conveniente lo crean, los ofrecimientos de los servicios que como voluntarios se hiciesen y, segundo, forme un reglamento que ha de servir de ley o regla para la Compañía. Una vez que esta comisión cumpla con su cometido los voluntarios electos, en número de 20 por lo menos, vendrían a completar la formación de la Compañía, eligiendo ellos los oficiales que han de dirigirla y esto en conformidad con el Reglamento que sea formado por la comisión aludida.

Pediría también a los Sres. suscriptores que eligiesen el NOMBRE y el LEMA que debe llevar la Bomba y la Compañía. Si esto es de la aprobación de los Sres. suscriptores aquí reunidos, les agradecería que para poder dar todos los detalles posibles en la orden que quisiera mandar por el próximo correo a Europa, procediesen a elegir en votación, si así les place, las 5 ó 6 personas que deben formar la Compañía ya aludida, permitiéndose observar que como la Primera Compañía de Bomberos ha de ser necesariamente cosmopolita, bueno sería que la misión formase de caballeros que representen las diferentes Colonias de esta ciudad, al efecto me he apersonado a varios Sres., quienes han manifestado entusiasmo por la idea propuesta, son ellos los Sres. Jorge Rogers, Edmundo Bordeu, Oscar Spoerer, Ramón Celis y Lorenzo Berg y si se creyere que mis servicios en dicha comisión pudiesen ser de alguna utilidad los ofrezco con la mejor buena voluntad.

Fáltame cuenta que el Sr. Obispo ha puesto a mi disposición para el Cuartel de la Bomba, mientras obtengamos un edificio especial para ese objeto, una localidad al costado de la Catedral con frente a la calle O’Higgins, dado el caso que pueda servir para ello. No he visto el interior del local ese, pues sólo ayer me lo cedió, así que no puedo decir decisivamente que sea bueno o no, pero por los informes que he obtenido y por su ubicación tan central, creo que será bueno.

Hicieron uso de la palabra enseguida los Sres. Celis, Spoerer, Bordeu, Serrato, Soffía  y otros y después de una larga discusión y de contestar el Sr. Blackburn a varias preguntas que se le dirigieron sobre el proyecto aludido y sobre el agua que había para poder utilizar los servicios de la Bomba y notándose que la opinión estaba dividida acerca de si sería más conocimiento tener una bomba a vapor solamente o acompañada de un bombín, o una bomba de palanca, se decidió nombrar una comisión con el fin de estudiar bien el proyecto mencionado de adquirir una bomba a vapor o si sería más conveniente tener una bomba de palanca, comisionándosele al mismo tiempo para nombrar los voluntarios que sean aceptados por la expresada comisión de los que ofrezcan sus servicios como voluntarios y de estudiar cualquier otro punto que creyese del caso y presentar en una próxima reunión un proyecto completo para que sea discutido.

Por aclamación se acordó que la comisión quedase formada por los Sres. Rogers, Spoerer, Bordeu, Berg, Celis, Serrato, SoffiayBlackburn. Con esto se levantó la sesión quedando citados los señores suscriptores a una segunda reunión que tendrá lugar el domingo próximo, a la 1 P.M. en el mismo local.

 

 

Primera Compañía de Bomberos de Concepción

Copyright ©  Primera Compañía 2002 - 2018 | Salas N° 347 - Concepción Fono: (41) 2229269 Concepción - Chile